miércoles, 11 de noviembre de 2009

VICTORIA BAY


Conocí alguien... Era alto y nervioso, ágil, flexible.
Muy, muy atento. De conversación fácil, ingeniosa,
con carácter.
Inteligente pero ingenuo, algo inocente, como si aún
no hubiera descubierto toda la realidad de la vida.
Era fácil sonreír a su lado. Inspiraba más ternura
que pasión, pero también podía despertarla.
Tendía a la comprensión, aunque a veces se olvidaba
de escuchar.
Preguntaba, y se respondía él mismo... sin esperar.
Miraba a los ojos y creía que así descubriría la
verdad.
Repetía sin darse cuenta cuáles eran sus valores.
Algunos acertados, otros no. Siempre quise decirle
que las personas no pueden ser lo que quieren, sólo
lo que pueden (nunca sabré si alguna vez le habría
convencido).
Tenía una cultura amplia. Decía saber de todo, me
hacía sonreír. Era un poco vanidoso, reconocía
sus errores con algo de esfuerzo.
Vestía bien, pero elegía mal los colores.
Era reservado, difícil saber cómo era, qué le había
pasado, y por qué. Quise saber más sobre él, pero
nunca me atreví a preguntar (por miedo o por
educación)
.
Quisiera volver a Bay ....
.
.
V.B.

No hay comentarios:

Publicar un comentario