miércoles, 18 de noviembre de 2009

DIOS

.
la idea de Dios no corresponde a un ente, a una corporeidad, es más bien un concepto; la definición de una necesidad humana, a veces vital, una representación de la mente en respuesta a su ignorancia, incertidumbre e inseguridad

el hombre, en si es dependiente: ante la realidad,
ante si y del grupo. Es un animal grupal, se realiza en sociedad, en el conjunto y para el que la seguridad que le aporta el clan es esencial

según se ha representado desde la Fe, es imposible
pues, que Dios creara al Ser humano, más bien todo lo contrario. Esa palabra representa una ilusión, una esperanza, un estadio futuro después de, la siguiente proyección o progresión

en la historia de la Humanidad, no hay causa, fuente o
principio por el que hayan muerto y seguirán muriendo más seres. La más utilizada como arma de poder, dominación y consiguiente sufrimiento

ante la desolación que se le presentaba al hombre,
siendo un ser tan desvalido y primario ante el conjunto del medio, en su andadura, no tuvo más remedio, como defensa existencial, de crear esa imagen, esa muleta ante lo desconocido

la palabra Dios es una sublimación del individuo, ante
si y de si mismo, del medio y añadidamente, ante sus oponentes, sus congéneres

el hombre ha proyectado y divinizado su propia
representación idealizada. Ahí es cuando surge una figura poderosa, el chamán, el gurú, el líder espiritual y mental que sirve de conexión y conductor entre la masa y la divinidad creada

siendo consciente de su poder, tanto o más que el del
líder físico-militar, creará una escuela, una doctrina adicta y dependiente. Marcará las pautas de comportamiento y obediencia, cuyo premio, será compensada siempre,
a posteriori, en pago a su servidumbre

a diferencia de la opinión de Feuerbach, el hombre no
proyecta en la idea de Dios sus cualidades y refleja en él sus deseos; a sublimado en él su necesidad, sus carencias materiales y espirituales, deseando encontrar la paz, la felicidad y el bienestar que ni tiene ni puede conseguir

estoy de acuerdo con él en que, la macro-estructura
de Dios, tanto la idea como su doctrina y acólitos, minimizan los valores del hombre. Lo hacen doliente y sufriente, esclavizándolo en sus miserias físicas y cognitivas

el ser ha desdoblado y separado de si mismo sus
ideales y anhelos, exteriorizándolo en un ente suprarreal, situándolo en un espacio-tiempo transcendental

© Al

2 comentarios:

  1. Dios es yo en primera persona, el ser , lo inmutable, no es nada mental, esta dentro no fuera. :)

    ResponderEliminar
  2. Tu Dios esta en ti, si, no es nada externo a tu ser, está en tu movimiento

    ResponderEliminar